Sin importar si se trata de una comunidad, una institución pública, una empresa o un centro comercial, poder controlar el acceso de vehículos es fundamental para la seguridad. En la actualidad existen muchos sistemas que facilitan esta labor y las barreras vehiculares son los más utilizados en todo el mundo. 

Una barrera para el control de acceso vehicular es económica, fácil de instalar y resiste las condiciones del medio ambiente. 

Veamos qué son las barreras vehiculares

Una barrera vehicular es una barra horizontal que impide el paso de vehículos en un determinado camino. Para permitir el acceso se eleva uno de los extremos de la barra hasta que alcanza la posición vertical. 

Es ideal para controlar el tránsito en áreas de acceso restringido. A su vez, la mismas se puede instalar en casi cualquier lugar desde accesos a estacionamientos públicos, universidades o incluso en lugares de alto tráfico como eventos deportivos. 

Estas barreras permiten detener a los vehículos momentáneamente para poder corroborar la identidad de las personas que acceden a las instalaciones. Esto se puede lograr mediante un personal de seguridad que verifique físicamente las credenciales de los ocupantes del vehículo; aunque otra forma de hacerlo es a través de medios electrónicos como un lector de tarjeta o de huella dactilar o mediante la introducción de códigos de acceso en un teclado.

Tipos de barreras en Cantabria para control de acceso vehicular

En el mercado actual existen muchos modelos de barreras vehiculares que se adaptan a la mayoría de necesidades y niveles de tráfico. Veamos las más destacadas:

Barrera de control manual

Estas barreras son las más sencillas y económicas. El proceso es un poco lento ya que no cuenta con ningún tipo de apoyo eléctrico o hidráulico. Para permitir el paso de los vehículos, un operador debe activar de forma manual el sistema para subir o bajar la barra. 

A su vez, existen dos tipos de barreras manuales: 

Por contrapeso

Una barrera de este tipo está equipada con un brazo balanceado mediante un contrapeso que facilita la manipulación de la barra. Comúnmente incluye un reposa mástiles en forma de Y. 

Por muelle de tensión 

Están equipadas con un muelle interior que ayuda al operador a subir o bajar la barra. También cuenta con un soporte o reposa mástiles en forma de Y, a su vez, el sistema se desbloquea mediante una cerradura en la base principal.

Estos modelos son instalados en estacionamientos, no muy grandes, o en lugares con un nivel de tráfico bajo o moderado. 

Barrera de control automático

Las barreras con control de acceso automático cuentan con un motor que facilita, de manera significativa, el proceso de elevación y descenso del mástil. Por lo general, este proceso se realiza en un tiempo de tres a seis segundos. 

Los motores tienen diferentes características, pero por lo general son electromecánicos y capaces de funcionar a pleno rendimiento bajo un uso intensivo. Trabajan correctamente en temperaturas que van desde los -10°C hasta los 45 o 50°C. A su vez, a la barra o mástil se le puede colocar una gran variedad de accesorios como gomas de protección contra golpes o luces de señalización.

Estas barreras pueden funcionar permanentemente durante las 24 horas de cada día. Además, toleran los cambios en las condiciones climáticas. De igual manera, es de tener presente que, dependiendo de factores como la fuerza del motor y la longitud del mástil, el tiempo de elevación y descenso va desde los dos hasta los cinco segundos. 

Se pueden activar desde una caceta de vigilancia, mediante un mando a distancia o un cajetín de control (accesible desde la ventanilla del conductor), también con un teclado para códigos de seguridad o un lector de tarjeta. Al ser activada, la barra sube hasta formar un ángulo de 90 grados permitiendo el acceso de los vehículos.

Gracias a su versatilidad son adecuadas para manejar el acceso vehicular en lugares como empresas, garajes comunitarios, estadios deportivos, etc.

Barricadas o barreras para parking o estacionamiento 

Estas barricadas están pensadas para evitar que las personas paren sus vehículos en un estacionamiento sin autorización del propietario del mismo. 

Estos son algunos de los modelos disponibles en el mercado: 

Barricada abatible con base triple para parking

Estas barricadas para estacionamientos delimitan el espacio de la plaza de garaje para impedir su uso por personas no autorizadas. 

Las mismas están elaboradas en materiales fuertes y duraderos como el hierro o acero galvanizado de alta resistencia. A su vez, son robustas, resistentes y se pueden colocar tanto en aparcamientos públicos como privados, en espacios interiores y exteriores.

Barricadas automáticas con mandos a distancia

Son dispositivos que obstaculizan con una barra el espacio de la plaza de garaje para impedir que personas no autorizadas lo utilicen. El sistema puede bajar o subir la barra de bloqueo a través de un mando a distancia.

Las mismas cumplen la función de seguridad o control de acceso, pero con la posibilidad de ser operadas desde un control remoto o dispositivo especial a distancia.