En la actualidad, no se debe descuidar la seguridad en un edificio, vivienda o terreno. Pero en ocasiones no resulta sencillo encontrar un cerramiento que nos haga sentir seguros y que además sea agradable a la vista.

Cerramientos de Casas y Fincas

Todos quieren una manera de asegurar un área para que les brinde privacidad sin una sensación de ahogo o encierro. La madera es lo ideal para lograrlo. Es un material práctico, resistente y natural muy utilizado para delimitar terrenos y propiedades.

Aquí encontraras algunas ideas y consejos que te ayudarán a elegir el tipo de cerramiento más adecuado para ti.

Tipos de cerramientos de madera y cuándo se usan

Este tipo de cerramiento es ideal para casi todas las áreas internas y externas, ya que las maderas son muy resistentes, duraderas y muy fáciles de mantener.

Cerramientos de madera para exteriores

Son una opción excelente para delimitar cualquier terreno y ayudan a evitar las miradas curiosas hacia el interior. Además, son una mejora innegable en la estética de tu propiedad.

Se trata de un cerramiento que se puede colocar directamente en el suelo o sobre un murete y requiere de un bajo mantenimiento. Un poco de barniz o pintura es suficiente para que permanezca en buen estado durante años. A su vez, estos cerramientos son elaborados en diseños muy variados, por lo que sin duda encontrarás un modelo que se adapte al estilo de tu vivienda o terreno.

Según su altura, también puede ser usado como una simple división de áreas o para evitar intrusiones (en especial cuando se coloca sobre un murete).

Para senderos

La mayoría de senderos y caminos de los patios, jardines y alrededores de las viviendas, son para que las personas no tropiecen y tengan un camino estable por donde andar. Normalmente se utilizan para poder llegar a diferentes áreas en los terrenos abiertos como una parrilla, una piscina o alguna otra zona de estar que se encuentre en el patio.

Ahora bien, es importante que ciertas caminerías estén delimitadas. En estos casos es recomendable utilizar una valla de madera (por lo general de poca altura) que impida el acceso de las personas.

¿Buscando un cerramiento decorativo?

Es posible tener un jardín precioso que quieres lucir ante tus amigos y visitantes, pero no quieres que nadie pise la grama recién cortada.

En esos casos la solución son los cerramientos decorativos. Por lo general son vallas de poca altura con diseños que se adaptan al estilo de cualquier vivienda o edificio. Estas barreras están pensadas para que no afecten de forma negativa la estética y al mismo tiempo disuaden a las personas a que invadan una zona del jardín o terreno.

Para delimitar áreas (animales y espacios)

Bien sea por que los espacios están destinados a funciones diferentes o por qué se desea mantener a los animales en una zona específica, siempre es importante separar las áreas de un terreno o finca.

Un cerramiento de madera es ideal para delimitar esas zonas, ya que impide el paso de los animales y les indica a las personas cual es el límite del área.

Ventajas de los cerramientos de madera en Cantabria

Estas son algunas de las ventajas de instalar un cerramiento elaborado en este material.

Gran durabilidad

Con un buen tratamiento protector contra hongos, insectos y otros agentes externos, la vida útil y propiedades naturales de la madera pueden durar muchos años en condiciones óptimas.

Acabados y diseños

En la actualidad existen gran cantidad de diseños y acabados. Esta variedad te permite escoger el modelo que mejor se adapte a tus necesidades y presupuesto. Además, te brinda la oportunidad de combinar estilos modernos, tradicionales o rústicos

Sustentabilidad

Esta es una materia prima renovable que no contamina el medio ambiente. Al elegir este material estás contribuyendo de forma activa a construir una sociedad ecológicamente responsable.

A tener en cuenta sobre los cerramientos

A pesar de las ventajas de los cerramientos de madera, es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos:

Mantenimiento

Aunque por lo general el mantenimiento de este material no suele ser muy costoso, la madera necesita ser tratada correctamente para poder garantizar su durabilidad.

Con un mantenimiento regular nos aseguramos de que el material permanecerá en óptimas condiciones durante muchos años.

Inflamabilidad

La madera es un material inflamable y si bien existen tratamientos que disminuyen el riesgo de incendio, no hay que olvidar este punto y tomar las precauciones necesarias.

Tipos de maderas más usadas en cerramientos

El material a elegir, dependerá del uso que le vayamos a dar. Para exteriores siempre son recomendables las maderas duras (o una que resista la intemperie y la humedad). Por su parte, para acabados de interior nos pueden servir las maderas blandas.

Maderas duras

Son las que provienen de árboles con un crecimiento lento y prolongado. Lo que por lo general las hace un poco más caras, pero suelen tener mejores propiedades físicas y estéticas.

Normalmente son más oscuras y resistentes, pero, en algunos casos, pueden ser más difíciles de trabajar. Por lo general resisten mejor la humedad que las maderas blandas.

Las más usadas son caoba, roble, teca, nogal, cerezo, olivo, ébano, haya y olmo.

Maderas blandas

Las maderas blandas no requieren tanto tiempo para crecer, por lo que son más asequibles. También son más claras, elásticas y maleables, pero por lo general, su durabilidad y resistencia es menor. En condiciones normales son más ligeras y aíslan mejor las temperaturas que las maderas duras.

Las maderas blandas que más se utilizan en la actualidad son: pino, abeto, abedul cedro del Líbano, castaño y álamo.