Todos los dueños de gatos quieren que sus pequeños compañeros felinos estén cómodos y seguros. En este sentido, es de recordar que estos son animales muy inquietos y les gusta saltar por todos lados, incluso acostumbran a subirse a las ventanas.

Ahora bien, aunque son animales muy agiles, en algunas ocasiones pueden perder el paso y caer. Por ello, las mallas de protección para gatos son una excelente herramienta que te ayudarán a mantener a tu mascota segura y saludable. 

mallas para gatos

Si vives en un departamento y estás buscando proteger a tu amigo peludo, en este artículo encontrarás mucha información que te ayudará a lograrlo. 

¿Qué son las mallas para gatos? 

Estos dispositivos de seguridad son redes de protección diseñadas para evitar que las mascotas salgan por los espacios abiertos de las viviendas como las ventanas, terrazas o balcones. Por lo general, están hechas de materiales sintéticos de buena calidad que no son tóxicos para los animales y resisten muy bien sus mordiscos o arañazos. 

Puedes encontrar esta malla en muchas medidas diferentes. Las más comunes son 4 × 3 metros, 6 × 3 metros y 8 x 3 metros. La apertura de la malla también puede variar, pero por lo general van desde 1 a 3 centímetros. A su vez, las mismas vienen en varios colores como blanco, negro e incluso hay transparentes.

Modelos y diseños

Existe una variedad de modelos y estilos diferentes, algunos están pensados para instalarse en interiores y otros son especiales para exteriores. Se pueden encontrar unos específicamente para balcones y otros diseñados para terrazas. La mayoría son suficientemente fuertes para detener a cualquier gato, pero lo importante antes de adquirir una es que tomes en cuenta el tamaño y peso de tu mascota. 

Asimismo, debes tener presente que al adquirir una malla para gatos viene con todo lo necesario para realizar la instalación. Algunos fabricantes incluyen cosas adicionales como una cuerda para dar fortaleza al perímetro de la red. Pero por lo general incluyen la malla, los tornillos y tacos para su fijación a las paredes.

Protege a tú mascota con una buena malla 

No debes olvidar que la naturaleza ha convertido a los gatos domésticos en mascotas especiales. La mayoría, cuando no están durmiendo, son animales curiosos que les gusta explorar el entorno que los rodea. 

Algunos felinos, sobre todo aquellos que viven en pisos, suelen ser muy inquietos y pueden sentirse atraídos por el movimiento de pájaros que vuelen cerca de las ventanas o balcones de tu hogar. Además, tienen la costumbre de meterse en problemas y montarse en las mesas, estantes y otras superficies altas que tengas en la casa. 

Por esa razón, debes estar atento y prestarle atención a lo que hacen. Así, para mantenerlos seguros es indispensable instalar una red de protección para gatos, en especial si vives en un piso alto con terrazas o balcones.

Beneficios de las mallas para gatos

Al instalar una malla de este tipo en tu terraza, balcón o ventana; estarás protegiendo activamente a tu amigo felino y te sentirás mucho más tranquilo de dejarlo que pasee libremente por toda la vivienda. Recuerda que, aunque son animales muy inteligentes, no reconocen el peligro que se presenta al caminar por un borde del que pueden caer y lastimarse.

También existen otras ventajas de las mallas para gatos, mira las más importantes:

No alteran demasiado la estética del edificio

Casi todas las mallas están diseñadas especialmente para que pasen desapercibidas y, por lo general, son fabricadas de delgados filamentos de materiales de alta calidad como el nylon. Además de resistentes, las redes de protección son prácticamente invisibles, no se notan desde el exterior de la vivienda y no alteran demasiado la fachada del edificio.

Son duraderas

Por lo general están cubiertas por una película especial de protección contra los rayos ultravioleta (UV), lo que les brinda una gran resistencia a la exposición a los rayos solares. Además, son resistentes a la humedad, temperatura y a otros agentes externos.

No entorpecen la vista hacia el exterior

Si a ti o a tu gato les gusta disfrutar la vista desde tu ventana o balcón, es recomendable que la red no impida la vista hacia a fuera. De esa forma tú y tu amiguito peludo podrán seguir disfrutando de la vista desde tu balcón. Además, así tu mascota se mantendrá segura y no requerirá de tu continua supervisión.

Son económicas y fáciles de instalar 

Estas mallas de protección son muy económicas y el proceso de instalación es rápido y sencillo. Lo que permite colocarlas en un estimado de una o dos horas.

Como recomendación final, no debes olvidar que instalar una malla de protección para gato no es demasiado complicado, pero si no tienes las herramientas adecuadas, puede resultar un trabajo algo frustrante y un poco agotador. Por eso es importante contar con la ayuda de personal especializado para realizar este tipo de labores. Ellos además de contar con la experiencia necesaria, cuentan con los equipos ideales para realizar la instalación de forma rápida, segura y sin complicaciones.