Desde hace siglos las personas construyen cercas para evitar que los animales traspasen los límites de las áreas asignadas para ellos y mantenerlos seguros. Al respecto, todo aquel que se dedique al negocio de la ganadería conoce la importancia que tiene mantener bien delimitado el terreno donde pastorea el ganado. 

Cerramientos para ganado en cantabria

En este artículo encontrarás una pequeña guía que te ayudará a conocer los diferentes tipos de cerramientos que están disponibles en el mercado y los materiales conqué están fabricados.

Principales materiales para cerramientos de ganadería

Las cercas pueden ser elaboradas en materiales muy variados como metales, maderas o incluso plásticos. Pero no todos esos materiales son adecuados para animales de gran peso y tamaño, así que veamos los más recomendables:

Alambre galvanizado

Se utiliza alambre galvanizado para las cercas de todo tipo de fincas o haciendas. Por lo general se venden en rollos de 5 a 40 kgs. 

Un cerramiento fabricado con este tipo de alambre, se adapta a cualquier tipo de terreno, incluso si presenta desniveles

Madera

La madera, es un material natural que soporta bien los efectos del medio ambiente al estar a la intemperie. Sin embargo, está expuesta a deterioro provocado por hongos, termitas y otros animales. 

empresa de cerramientos para animales

Para prolongar la vida útil de la madera, se debe realizar un tratamiento especial, para su conservación. De esa forma se mantiene en buen estado durante mucho tiempo y su costo es menor que otros materiales.

Tiempo de permanencia 

Los cerramientos están diseñados de acuerdo al tiempo que se espera que estén colocados. 

Veamos cada uno:

Temporales

Están diseñados para permanecer instalados un período corto de tiempo. Son utilizados como cercas de división temporal para el pastoreo controlado o en aquellas zonas donde se requiere la exclusión del ganado por períodos cortos. 

Móviles

Este tipo de cerca se utilizan en aquellas áreas donde el ganado va a permanecer durante un breve periodo de tiempo. Gracias a su diseño práctico y a su poco peso, son fáciles de transportar e instalar en cualquier tipo de terreno. 

Permanentes

Están diseñados para durar mucho tiempo, (alrededor de 20 o 25 años) y los costes de mantenimiento son bajos. Por lo general, se utilizan para delimitar el perímetro externo de los terrenos destinados al ganado. 

Tipos de cerramientos para empresas ganaderas

Hay muchos tipos de cerramientos para delimitación de áreas, pero los más utilizados para el ganado son: 

Alambre

Es uno de los tipos de vallado más económicos y de rápida instalación. Consta de alambres horizontales fijados a postes, los mismos pueden ser lisos o de espinos o púas (estos últimos pueden estar prohibidos en algunas zonas). 

Son adecuados para controlar el ganado de gran tamaño como el equino y el vacuno. Si la distancia entre los hilos es la adecuada, también limitan el paso de animales más pequeños como ovejas, cabras o puercos. 

Malla anudada ganadera

Es una malla elaborada con múltiples hileras de alambres horizontales, cruzados por alambres verticales. 

Hay diversos modelos con tamaños y configuraciones diferentes. El espacio entre los cables puede variar dependiendo del uso que se le dará a la malla. En algunos modelos disminuye el tamaño de los huecos en la parte inferior. Vienen en medidas que van desde 0,60 m a 2 m, para que se adapten a cada tipo de animal.

Esta malla no es recomendable para caballos, ya que pueden provocarles heridas.

Murete de piedra 

Son muy utilizados en cerramientos permanentes de explotaciones de ganado. Para su construcción, por lo general se emplea piedras disponibles en la localidad. 

La altura promedio del murete suele ser de 1 o 1,2 m. Aunque su construcción no es la más económica, dura muchos años y su coste por mantenimiento es bajo. Adicionalmente, los muretes favorecen la estética del perímetro de la propiedad. 

Eléctricas

Por lo general se utilizan en zonas que requieren un control más preciso del ganado. También son usadas como complemento de las cercas convencionales y se instalan en algunas zonas críticas con gran población de animales. 

Es una solución flexible, móvil y de bajo coste de instalación. Por lo general, está compuesta por cables eléctricos conectados a un generador de electricidad. La fuente de energía, puede estar alimentada por la red eléctrica convencional o por corriente directa producida por una batería o por un panel solar.

En la mayoría de los casos se necesita de una etapa de aprendizaje para que los animales se acostumbren al sistema eléctrico. 

Cercas virtuales para cerramiento de ganadería

Es uno de los métodos más recientes y utiliza varios tipos de tecnología moderna. Se caracteriza por ser un sistema flexible relativamente económico y fácil de instalar, pero como no se ven a simple vista, en algunos casos puede requerir de una señalización complementaria para evitar accidentes. 

Su funcionamiento es complejo. Así, algunos sistemas funcionan con emisores de ultrasonidos que repelen los intentos de salida del recinto de los animales. Otros trabajan con collares que dan pequeñas descargas eléctricas y se activan cuando el animal entra en contacto con el hilo electrificado. 

Para instalar este tipo de cerramiento, es importante tomar en cuenta algunos factores que pueden afectar la eficiencia del sistema. Al respecto, Se debe verificar que los sensores y actuadores sean confiables (durante todo el año) en las condiciones climáticas en la zona donde se instalará el cerramiento.