En el mundo moderno no basta con tener un buen cerramiento alrededor de una vivienda o propiedad, hay que tener la puerta adecuada. Estos dispositivos de seguridad deben ser robustos y de buena calidad, ya que son los elementos más atacados por aquellas personas que desean traspasar la barrera sin el consentimiento del propietario.

Al respecto, es de tener presente que una puerta es lo primero que ve una persona que viene a visitarnos. Por lo que, además de ser fuerte y resistente, debe tener una buena estética y estar acorde al estilo del resto de la construcción. 

Tipos de puertas para cerramientos en Cantabria

Las puertas para cerramientos pueden ser de muchas formas, tamaños, diseños y colores. Además, las mismas pueden ser elaboradas en gran variedad de materiales como madera, metal o PVC. 

Pero sin importar de que están hechas o como las operamos, tienen dos funciones: La primera (y más evidente) es la seguridad de la propiedad; la segunda es brindar a la entrada una buena estética.

Aquí encontrarás los principales tipos de puertas y sus características más relevantes.

Correderas 

Estos portones generalmente son de grandes dimensiones y pueden tener una o más hojas. Las mismas son instaladas comúnmente para el uso de una vivienda particular, de comunidades cerradas o a nivel industrial. 

Es común verlas en establecimientos de hostelería, terrazas y otras zonas interiores, como divisores de áreas, ya que permiten la entrada y salida de las personas sin ocupar espacio valioso.

Una puerta corredera se desplaza de forma lateral y (depende del espacio disponible) se pueden fabricar de una, dos o más hojas. Por lo general se desplaza mediante una guía o carril. 

Este riel puede ser instalado en la parte superior del marco y la puerta queda suspendida del mismo o se instala en el suelo y todo el peso descansa sobre él (esta guía puede quedar oculta si se coloca al ras del suelo). Esta segunda opción es la más utilizada y la que brinda mejores resultados. Según el diseño, es posible recoger todas las hojas hacia el mismo lado, quedando el área completamente abierta.

Estas puertas pueden ser tanto automáticas (accionadas por un control remoto) como manuales y se pueden instalar para usos muy variados. 

La opción de la puerta sin rail

Son puertas sin rail o sin carril, las cuales dan la impresión de flotar. Son ideales para el paso de vehículos de gran envergadura, como camiones, ya que, al no necesitar de un rail, permiten aprovechar todo el espacio, sin interferencia de ningún tipo.

En todo caso, este tipo de puerta cuenta con un soporte especial que permite retraer o replegar la puerta de forma lateral, sin tener que consumir espacio adicional. 

Estilos de puertas

Hay una puerta que se ajusta a las necesidades y gustos de cada persona. Por lo general, están diseñadas de forma que cumplan con objetivos muy variados. Su función puede ir desde una privacidad absoluta (que no deje ver hacia el interior de la propiedad) a ser una simple referencia de que el paso está restringido. 

Los estilos más comunes que se comercializan en la actualidad se encuentran en estas categorías. 

Abiertas

Son las típicas puertas que se colocan en las entradas de las viviendas o terrenos y lo común es que estén elaboradas de barras de hierro. Las varillas, por lo general, están colocadas paralelamente de forma vertical con algunos refuerzos entre ellas. Aunque es de destacar que no es raro verlas en patrones muy diversos formando cuadros, rombos u otras figuras. 

Se les llama abiertas, porque se puede ver fácilmente hacia el interior y la distancia entre las barras puede variar desde diez a más de veinte centímetros. 

Cerradas

Igual que el estilo anterior, pueden ser (o no) automáticas y tener una hoja o más. Pero además de correrse a un lado o abrirse como una puerta normal, también hay modelos que se abren hacia arriba como en el caso de las puertas de los garajes de viviendas. 

Por lo general, las mismas están elaboradas con paneles de metal, madera u otro material, que tapan por completo la vista hacia el interior del la vivienda o propiedad.

Mixtas

Aquí se combina las mejores características de los dos estilos anteriores. Es una mezcla de varillas con paneles anchos. Las barras brindan ligereza a la puerta y los paneles obstruyen la visión e impiden ver hacia el interior.

De esta forma se logran diseños muy llamativos e interesantes que se adaptan a los gustos y las necesidades particulares de quienes los instalan.

¿Se puede automatizar las puertas manuales?

Aunque las puertas manuales cumplen perfectamente su función de resguardar el interior, automatizarlas resulta muy cómodo y conveniente. Además de la comodidad, mejoran un poco la seguridad, ya que, por ejemplo, no debemos bajarnos del vehículo para abrir el portón, el cual se podrá manipular desde el control remoto. El proceso para automatizar una puerta manual, no es muy complejo. Casi todas las puertas pueden ser automatizadas sin demasiado esfuerzo. Antes de emprender un proyecto de este estilo es conveniente tomar en cuenta factores como la estructura, el peso y los materiales con que está elaborada la puerta y el acceso a la energía eléctrica.